Header_DataDriven

Seamos claros y concisos desde el comienzo. Para un product manager no existe un argumento objetivo en contra de las decisiones basadas en datos. Pensar lo contrario podría ser considerado como un pecado capital.

No lo decimos porque seamos parte de una empresa obsesionada con los datos, y podría parecerlo a través de nuestros mensajes “Data Lovers”, sino porque el tratamiento de datos es una parte esencial en nuestro día a día.

Como integrantes de equipos unidos a la analítica de valor, una de nuestras tareas es tomar decisiones, sin embargo, no somos entes todopoderosos que todo lo sepamos. Basar nuestras decisiones en KPIs provenientes de los datos es la solución perfecta. De esta manera, nuestras decisiones son transparentes y comprensibles de cara a nuestros desarrolladores y agentes de toma de decisión. Ya no tendrán cabida aquellas conversaciones interminables llenas de juicios subjetivos sobre el motivo de la decisión.

Los datos componen una de las herramientas más efectivas de un product manager, y si no lo estamos usando, algo estamos haciendo mal. No nos confundamos, no llegaremos nunca a ser “Data-driven” mirando números ni cifras al azar, así que, atémonos el cinturón porque empezamos con nuestros tips para implementar este cambio de pensamiento estratégico en tu día a día:

1. Entiende el objetivo de los KPIs

Como product manager, tienes una diversidad de fuentes de datos a tu alcance, pero no todas son igual de valiosas. ¿Cuál es el peor de los casos? Disponer de varios conjuntos de datos apuntando a direcciones opuestas. Debes entender la procedencia del dato así como entender para qué los vas a utilizar; por ejemplo, el feedback de tus clientes, ya sea a través de  entrevistas o encuestas directas es un punto válido para comenzar a entender el comportamiento de los mismos.

Como el ilustre Henry Ford dijo haber dicho (no podemos decirlo a ciencia cierta): “Si hubiese preguntado a las personas qué querían, hubiesen respondido caballos más rápidos”.

Aunque el feedback por sí solo no debería marcar tus próximos pasos, puede ser el lugar correcto para empezar a decidir por que caminos queremos andar.

Una vez tenemos el feedback de los usuarios/clientes, tenemos lo que denominamos “product analytics”, el cual te informa sobre: cómo está siendo usado tu producto/servicio, las funcionalidades más o menos usadas del mismo…Para poder tener estas respuestas, los procesos deben estar taggeados e implementados en la interfaz del usuario.

Además, recomendamos que tu equipo de IT registre los errores y el nivel de rendimiento de tus sistemas – puede ayudar a identificar bugs y mejoras de rendimiento –

2. Elige las métricas correctas

Parece obvio ¿no?, sin embargo esta actividad puede llevar a equívoco. Al comienzo de analizar una “user story” o historia de usuario, suele ser habitual que ocurran problemas o fallos; ya sea porque no se ha tenido en cuenta una serie de comportamientos que tengamos que medir, o porque la experiencia de usuario no haya sido la deseada.

Tan pronto como el problema haya sido identificado y correctamente solucionado, toca definir los KPIs. Establezcamos una hipótesis y no tengamos miedo a incluir tanto a desarrolladores como a stakeholders en la misma.

No cometamos el error de visualizar métricas que no hayan sido consideradas previamente. El aumento o descenso del valor de un KPI debería llamar nuestra atención. Algunas veces la dirección de nuestras acciones en base a los resultados obtenidos es bastante sencilla de tomar, otras veces no tanto… En conclusión, ya sea fácil o dificil tomar el rumbo de tus acciones debes haber las métricas con anterioridad.

3. Ser un Data-Driven vs Ser un Data-Informed

Nos cuesta escribirlo, pero el dato no lo es todo.

Los ejemplos que hemos ido plasmando anteriormente nos muestran el pasado y su consiguiente situación actual. ¿Qué es lo mejor que podemos hacer con ellos? Descubrir patrones y hacer predicciones basadas en los datos.  

Los datos nos muestran donde puede haber un leak (fuga) en tu funnel de conversión, o qué tipo de impacto podría generar una modificación del mismo.  Si realizas una modificación, el éxito o el fallo será visible en tus informes. Podemos (Debemos) usar los datos para replantearnos ideas y planes que hayas finado en primer lugar.

Sin embargo, los datos no nos mostrarán cómo crear una experiencia de usuario impresionante desde 0 aunque las decisiones basadas en datos sí te ayudarán a alcanzar un nivel superior de rendimiento en tus próximas acciones.

Tanto la creatividad como la experiencia de tu equipo son la mejor manera de identificar soluciones a gran escala. Lleva su tiempo de trabajo; tanto incluso como basar tus decisiones en datos 😉.

El análisis de tus datos te ayudará a focalizar tu energía en lo que realmente te interesa y dejar de perder tiempo en intentar abarcar un sinfín de métricas aleatorias con un objetivo no definido.

Dicho esto, recibir feedback de tus clientes y stakeholders te puede enseñar las razones de porqué diversos factores no está funcionando correctamente, y te proveé de un contexto sobre el cual basar tus próximas decisiones.

Cerramos este artículo lanzando una pregunta:

¿Cuáles son las motivaciones y expectativas de tus usuarios que son incompatibles con qué características de tus productos/servicios? Esta es un pregunta que, a través de utilizar una mentalidad Data-Driven, puedes contestar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here