La resaca de Cambridge Analytica: La contradicción ética de los Web Analyst, CRO y CIA.

Resaca_Cambridge_Analytica_Destacada

 

Si estás metido en este mundillo de la economía digital, en cualquiera de sus vertientes relacionadas con datos, estoy seguro que no has perdido comba sobre el super-escándalo de Cambridge Analytica.

Yo tampoco.

Muy pocos profesionales veteranos de la industria nos hemos sorprendido de que a Facebook se le escapasen los datos de sus visitantes de la forma en que lo han hecho, y todos somos conscientes que no es ni el primer caso (véase la hecatombe de Equifax https://arstechnica.com/information-technology/2017/09/why-the-equifax-breach-is-very-possibly-the-worst-leak-of-personal-info-ever/ ), y de que no va a ser el último (https://www.buzzfeed.com/azeenghorayshi/grindr-hiv-status-privacy).

Como profesionales de la industria digital que trabajamos con datos, nuestra misión consiste precisamente en asegurar que las organizaciones con las que colaboramos adquieran información sobre sus visitantes y clientes, de diferente tipo, y la utilicemos para mejorar el resultado de la organización.

Hace falta ser de piedra para no darse cuenta de que los profesionales del ramo nos enfrentamos a una contradicción ética mayúscula.

Por un lado, nuestro trabajo consiste en organizar la captación de datos, y, asegurarnos que se utilizan de forma óptima tanto en analítica, combinando estos datos con otros y aplicando big data, como utilizándolos para alimentar el ecosistema de AdTech.

Por el otro, como ciudadanos que somos, también formamos parte de la “masa” de afectados por las técnicas de empresas similares a Cambridge Analytica. Y si estáis en la industria, seguro que habrás visto a colegas profesionales apuntando a que en realidad todo el stack de AdTech hace cosas parecidas a las vistas en el escándalo de Facebook. ¿Programática? ¿DMPs/DSPs/SSPs? ¿Google?

De hecho, la proliferación de códigos de trackeado y remarketing en nuestras webs y apps no son más que un síntoma de esto. Cada vez que ponemos un código estamos abriendo la puerta al “data leakage”, y a que un tercero utilice técnicas de perfilado sobre esos datos en “nuestra contra”, o al menos aprovechándose de nuestra audiencia.

¡Pero es que los encargados de esos códigos somos nosotros mismos!

Vale que GDPR está aquí para poner freno a esta situación, pero es solo una aproximación legal al problema, nos impone reglas, obligaciones y sanciones, pero no nos ofrece una guía para el día a día.

El auténtico desafío lo tenemos los profesionales que somos a la vez ciudadanos objeto de “data leakage” y perfilado, y los responsables de implantar estas herramientas en nuestras organizaciones, educarlas en lo que se puede y lo que no, etc.

Creo que la combinación del cataclismo Cambridge Analytica, junto con la llegada de GDPR, se van a consolidar como un momento transformador de las profesiones digitales. La medición, la acumulación de datos, la analítica y la acción sobre esos datos han dejado de ser un asunto técnico, y se están convirtiendo en un componente trascendente de nuestras organizaciones. Y de nuestra vida como ciudadanos.

Pero es que además este conocimiento se va a extender entre nuestra audiencia, tanto por las obligaciones sobre información y consentimiento de GDPR como por la acumulación de escándalos masivos. ¿Cómo va a percibir la audiencia a un sitio web que usa decenas de trackers sin control? ¿Qué le estamos diciendo a nuestros visitantes cuando ven que usamos esos trackers? ¿Y qué les transmite que usemos según que herramientas?

“No te tenemos ningún respeto, le reglamos tus datos a todo el mundo, no nos importas.”Ghostery_Tags

¿De verdad queremos decirle esto a nuestros visitantes?

Como profesionales y como ciudadanos nos enfrentamos a tiempos interesantes, dependiendo de nuestras acciones vamos a mejorar o a destruir la relación entre nuestras organizaciones y sus audiencias, y vamos a determinar cómo las organizaciones vayan a usar nuestros datos. Ya no somos solamente técnicos, ni tenemos solamente obligaciones legales, ahora somos responsables éticos de lo que pasa con los datos de nuestros usuarios.


Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply