Internet of Things (IoT) o cuando la nevera te dice que compres leche

La fortaleza de Internet of Things reside en su simplicidad.  Es un concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet.

160830_IoT_Elisa

Alternativamente, Internet de las cosas es el punto en el tiempo en el que se conectarían a Internet más “cosas u objetos” que personas.

También suele referirse como el “Internet de todas las cosas” o “Internet en las cosas”. Si los objetos de la vida cotidiana tuvieran incorporados etiquetas de radio, podrían ser identificados y gestionados por otros equipos, de la misma manera que si lo fuesen por seres humanos.

Utiliza los protocolos de Internet para permitir que cualquier dispositivo electrónico, objeto o sensor envíe datos a la red. Estos datos podrían enviarse a otro dispositivo, base de datos o aplicación.

Aunque la idea de máquinas enviando datos no sea nada nuevo, el ancho de banda creciente de las redes móviles significa que se pueden conectar donde sea que se encuentren, haciendo al IoT increíblemente poderoso recolectando, compartiendo y enriqueciendo datos.

Nos adentramos en una realidad donde todo se puede gestionar remotamente, aportando información y tomando decisiones de manera desasistida tal y como comentan en este artículo de The Valley.

Sus aplicaciones son de lo más variado: smartcities, domótica, medicina o la industria del retail son algunos de los ejemplos más populares. Sólo una muestra: Thyssen Krupp, uno de los fabricantes de ascensores más importantes del mundo, ya está sensorizando sus ascensores para poder recabar datos y predecir cuándo sus aparatos conectados necesitan mantenimiento o son más propensos a sufrir averías.

Zara (una de las marcas del emporio Inditex) ya cuenta con pilotos en sus tiendas dónde las prendas incorporan chips inteligentes con sensores de movimiento capaces de captar cuántas veces la gente se prueba la ropa y cuántas veces se compran dichas prendas.

¿Qué creéis que significa que una prenda se pruebe mucho pero no se compre?

El diseño es atractivo pero probablemente no siente muy bien. Los gestores de las tiendas reciben esta información en tiempo real y son capaces de, en base a esos datos, decidir hasta el 40% de la ropa que estará disponible en dicha tienda.

En este nuevo escenario, el análisis y el procesamiento de estas fuentes de datos combinadas con las ya existentes puede predecir de una manera eficaz la demanda futura, optimizar la oferta, el pricing y crear nuevos modelos de negocio donde antes era impensable.

Sólo un ejemplo: los operadores tradicionales de telefonía ven con preocupación cómo su modelo de negocio tradicional está siendo amenazado por nuevos agentes. Los usuarios envían cada vez menos SMS, realizan menos llamadas a través del operador (tienen a su disposición Facetime, Skype, Whatsapp… que dependen de la conectividad del teléfono en vez de la red del operador) y debido a la regulación, obtienen cada vez menos ingresos por servicios de roaming.

Sin embargo, no podemos obviar que los operadores tienen un volumen ingente de datos a su disposición sobre sus usuarios. Estos mismos operadores están considerando convertirse en agentes de Big Data intentado explotar la gran cantidad de datos que manejan.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply