Holocracia: un nuevo modelo organizativo ¿prometedor?

En 2009 Amazon compra Zappos. De momento no ha habido demasiadas reacciones frente al experimento organizativo de su CEO, Tony Hsieh.

UNITED KINGDOM - CIRCA 1989: A stamp printed in Great Britain dedicated to Industrial Archaeology, shows Cotton Mills, New Lanark, Strathclyde, circa 1989

Llevo tiempo escuchando hablar por diversas razones de Zappos: una de las compras más caras de Amazon, el modelo en el que se inspiró Zalando cuando se lanzó a través de Rocket Internet y últimamente el último experimento organizativo lanzado por su CEO a mediados de 2013

Este experimento se denomina “holocracia” que quiere decir gobierno de una entidad por ella misma. Sus orígenes se asocian a Brian Robertson quien destila las principales prácticas de este modelo en 2007 en su libro Holacracy.

Este modelo se basa en organizaciones que se auto-gestionan a través de círculos de trabajo. Defiende que los individuos son más responsables de sus pensamientos y acciones que en organizaciones jerárquicas o más tradicionales. El objetivo de este nuevo tipo de organización es conseguir agilidad y transparencia eliminando niveles de reporte y jerarquías permitiendo una toma de decisión más descentralizada.

Parece pasar de un paradigma “paternalista” a uno más liberador. No se considera necesario tener gestores de equipos que tomen las decisiones, sino que se empodera a cada uno de los miembros para que sean ellos mismos y su buen juicio los que posibiliten la decisión.

Tony Hsieh, el fundador de Zappos, ha creado todo un experimento organizativo. Tony es conocido por ser uno de los millonarios más frugales en el mundo de los negocios. Cobra menos de 50.000 dólares al año y vive en un tráiler en el Airstream Village, una comunidad de trabajadores de Zappos que vive en las afueras de Las Vegas creada por él.

Ha utilizado 350 millones de dólares de la venta de Zappos a Amazon (por 12.000 millones de dólares) en intentar cambiar cómo se percibe Las Vegas y atraer a más inversores y energía emprendedora en contraste con el mundo de las apuestas y el espectáculo.

Un posible paralelismo entre el nuevo modelo propuesto por Hsieh lo encontramos en el socialismo utópico de Robert Owen y su New Lanark escocés. En medio de la Revolución Industrial, este empresario británico fundó todo un proyecto social revolucionario para las condiciones de la época, organizado alrededor de unas fábricas de algodón.

Escuelas, residencias para los trabajadores o electricidad gratuita fueron algunas de las características del modelo propuesto por Owen en sus fábricas en un momento donde el hacinamiento y las condiciones insalubres eran el pan de cada día. Por ello, entre otras razones, Robert Owen es recordado como uno de los padres del socialismo utópico.

Salvando las distancias temporales y contextuales, Tony Hsieh parece preocupado por mejorar los modelos organizativos empresariales tanto desde el punto de vista del trabajador como desde el de la empresa.

Por mucho que nos parezca la última excentricidad de moda, no es Zappos la única empresa que ha apostado por la holocracia. Un caso bastante conocido en España es el del partido político Podemos. Pero empresas de software como Github o empresas de marketing como Mediu, también la aplican. Muchos estamos de acuerdo en el cambio de “paradigma” que estamos viviendo.

Cada organización reacciona de forma diferente, pero creo que este nuevo modelo no es un cambio aislado, sino que entrelaza con conceptos muy utilizados actualmente: tecnologías ágiles, lean, scrum… que llevan a una mejor productividad gracias al énfasis en la autonomía, el trabajo en equipo y la creatividad individual.

Si alguien no se ha leído aún el manual de Valve, ya está tardando.


Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply