El pasado 30 de agosto el equipo de Mozilla encargado de desarrollar Firefox lanzo esta publicación: https://blog.mozilla.org/futurereleases/2018/08/30/changing-our-approach-to-anti-tracking/

En ella afirman que Mozilla ha decidido adoptar medidas muy estrictas para bloquear los “trackers” por defecto, a partir de su versión 65, que se convertirá en su versión “central” y a la que actualizarán todos los usuarios de Firefox “normales” el próximo 29 de enero.

Estos cambios (unidos a los de Safari, Opera y Brave) tienen un impacto trascendental en la industria online, ya que hasta ahora esta se soportaba de forma fundamental en el tracking cross-site para una gran variedad de aplicaciones, desde la analítica web hasta la publicidad programática y el remarketing.

Sin embargo, desde esa publicación y sobre todo a partir de la reléase de la versión 63 de Firefox, los que participamos en este mercado nos encontramos en una situación de confusión sobre el alcance y el significado real de estos cambios.

En lo que sigue vamos a intentar revisar los diferentes escenarios, sus implicaciones a corto plazo, y terminaremos con una primera predicción de cómo va a afectar este cambio a internet en el futuro.

Escenario 1: Firefox 65 solo va a implantar una versión más estricta del bloqueo de cookies de tercera parte.

Si miramos con atención algunos de los diversos posts en Twitter y artículos sobre la cuestión que han aparecido en los últimos meses, una de las interpretaciones es que Firefox está cambiando las reglas y los algoritmos de bloqueo de cookies de tercera parte.

En la implantación de la nueva función de bloqueo de trackers, en Firefox 63, efectivamente aparece la siguiente pantalla:

Imagen_Cookies_de_Terceros

Dejando de lado el que el propio orden de opciones ya da información sobre la intencionalidad de este desarrollo, en ella se puede ver claramente que una de las secciones se refiere exclusivamente al bloqueo de Cookies de terceros, y además parece que la configuración por defecto es la de “Bloquear Rastreadores (recomendado)”.

Efectos: Si este escenario es el que se implementa a finales de enero, el efecto no será radicalmente distinto del bloqueo actual en Firefox. Los trackers seguirán funcionando cuando operen con cookies de primera parte, pero al activarse por defecto para todos los usuarios de Firefox, los trackers con cookies de tercera parte simplemente dejarán de funcionar.

Es decir, Google Analytics o Webtrekk Suite con cookies de primera parte no se verían afectados, pero todas las herramientas de remarketing que dependen de las de 3ª dejarán de dar servicio.

Para soportar esta opinión hay una importante cantidad de posts, como por ejemplo este post https://blog.mozilla.org/security/2018/10/23/firefox-63-lets-users-block-tracking-cookies/

O este tweet:

Tweet_Google_Analytics_No_Blocked

Escenario 2: Se activa por defecto el bloqueo de todos los rastreadores detectados.

Este es el escenario de que se bloqueen todos los trackers identificados, y aunque por mis conversaciones con muchos profesionales es el que menos gusta (estado de negación) no se puede descartar, en primer lugar porque los posts de Mozilla tampoco lo hacen, pero también porque hay bastantes posts muy informados de terceros que sostienen que este es el futuro.

Como por ejemplo https://nakedsecurity.sophos.com/2018/10/25/firefox-63-gets-tough-with-trackers/.

Pero también por una interesante cantidad de evidencias internas respecto a lo que Firefox ha declarado (el post del 30 de agosto), lo que se puede ver ya en la versión 63, y diversas declaraciones sobre el funcionamiento de estas funcionalidades.

En primer lugar, Firefox ha avisado que bloqueará por completo los trackers conocidos dentro de la siguiente lista: https://github.com/mozilla-services/shavar-prod-lists/blob/master/disconnect-entitylist.json gestionada por el servicio Disconnect.me, cuando se activen fuera de sus propiedades (es decir, Google-Analytics.com funcionará dentro de los activos web de Google, pero no fuera).

Si se reflexiona sobre la cuestión, no tiene demasiado sentido bloquear las cookies de tercera parte de estos trackers y no de otros, y permitir que sigan funcionando con cookies de primera parte, ya que eso no logra el objetivo declarado por Mozilla de proteger la privacidad de los usuarios.

Por otra parte, en la consola de la versión 63, se pueden ver asociados a todos los trackers identificados por Disconnect.me el siguiente mensaje:

Imagen_Disconnectme

Un breve mouse-over sobre el escudo tachado permite ver el mensaje en cuestión: “Esta URL coincide con la de un rastreador conocido y se bloqueará si se activa el bloque de contenido”

Y este bloqueo de contenido se refiere a esta sección, totalmente visible cuando un usuario configura sus reglas de “bloqueo de trackers”.

Imagen_Bloqueo_de_Trackers

La configuración actual de Firefox tiene por defecto activado el bloqueo “Solo en ventanas privadas”, pero toda esta evidencia interna y el sentido de los diversos posts da a entender que el 29 de enero podía activarse la opción “Siempre” por defecto.

Esto es lo que parece creer una parte de la industria:

Imagen_GoogleAnalytics_Bloqueado_Firefox

Efectos del escenario 2: En una palabra, gigantesco. Implica que de repente todas las referencias sobre cómo se miden las webs y como se controla y sirve la publicidad en internet saltan por los aires. Este escenario impediría el uso de herramientas de analítica que pasen por dominios genéricos (Google-analytics.com, Webtrekk.com o Mixpanel.com son ejemplos), y obligaría a utilizar proveedores que permitan la medición mediante dominios no genéricos o subdominios del dominio medido.

También implica la ruptura de la continuidad de datos en herramientas como el stack de Google o el de Facebook, ya que estas se verían en serias dificultades para mantener los IDs de usuario entre dominios diferentes. Incluso aunque usen cookies de 1ª parte.

Escenario 1 o Escenario 2: Los gusanos están fuera de la lata.

En estos momentos hay una interesante conversación entre especialistas sobre cuál de los escenarios acabaremos viendo el 29 de enero próximo, aunque en realidad tendremos una vista previa el próximo 11 de diciembre, cuando Mozilla haga la release beta de la versión 65: https://wiki.mozilla.org/Release_Management/Calendar

Pero realmente el escenario que finalmente veamos el próximo 29 de enero es irrelevante. Hay que retener tres elementos clave:

1º- Los usuarios van a tener de forma muy visible la opción de bloquear todos los trackers conocidos, simplemente con 2 clicks en el proceso de configuración de Firefox este bloqueo quedará activado. Si este fenómeno sigue una tendencia parecida a la anterior activación de la función de bloqueo ya disponible en Firefox, veremos una activación progresiva y acelerada del bloqueo de todos los trackers. https://blog.mozilla.org/futurereleases/2018/10/23/the-path-to-enhanced-tracking-protection/

Firefox ya ha demostrado que toma buena nota de estas tendencias, así que en el caso de solo activar el bloqueo de cookies por defecto, nada les impide controlar la activación de la función de bloqueo total de trackers, y si sigue una tendencia de activación, pasar a ponerla por defecto.

2º- Una vez puesta esta capacidad en manos de los usuarios, es muy difícil que la industria de los navegadores de marcha atrás, y también muy complicado que no se produzca una adopción generalizada por parte de otros fabricantes, y en concreto y en primer lugar por parte de Safari.

Las condiciones actuales del mercado se orientan hacia un mayor control de la privacidad por parte de los usuarios. Tanto Mozilla como Apple (basta con ver las últimas intervenciones de Tim Cook al respecto) están haciendo de la privacidad un elemento clave de su propuesta de valor.

Desde esta óptica no tiene sentido bloquear solo las cookies de 3ª parte, puesto que todos somos conscientes que los operadores del complejo “data-industrial”, como lo define el propio presidente de Apple, siguen acopiando datos de las personas a través de los stacks desplegados en otras webs y apps, y utilizando cookies de 1ª parte. La línea lógica de acción es que se bloqueen los trackers y que este bloqueo se extienda al conjunto de herramientas del mercado.

3º- Estamos viendo una pelea competitiva por el control del navegador entre Google Chrome por un lado, y una combinación de otros liderada por Safari y Firefox. Y desde este punto de vista estos dos últimos tienen todo que ganar al posicionarse como las herramientas que bloquean los trackers, incluidos los de Google. Colocan al equipo de Google ante la decisión de aparecer como los que no defienden la privacidad de sus usuarios, o bloquear ellos también a los trackers de Google.

Hay un viejo dicho que dice que, una vez que hemos abierto la lata de gusanos, es imposible volver a cerrarla con todos los gusanos dentro. El bloqueo generalizado de trackers está aquí para quedarse, y consolidarse en un plazo de tiempo corto, independientemente del escenario que veamos el 29 de enero próximo.

Artículo anterior“CRO & UX: De la mano están mejor” | Webtrekk Basics
Artículo siguienteEl día a día en New Business | Webtrekk España
Diego Semprún
20 años de experiencia en el entorno de las TIC que incluyen la definición, creación y expansión de Compañías de Software e Internet en España, Europa y Oriente Próximo. En la actualidad tiene su foco en ayudar a nuevas empresas a diseñar sus modelos de negocio y en la implementación de procesos, expansión de ventas y gestión de operaciones. Involucrado en el área de la analítica de Internet desde 2001, ha pasado por varios de los nombres clave de la evolución de esta especialidad; Audientia, RedSheriff, Nielsen//NetRatings, Nielsen Online y finalmente Webtrekk. “Además” es profesor, especialista en procesos de innovación digitales, mentor de modelos de negocios digitales para startups en www.TopSeedsLab.com, 3er dan de kendo y lector ávido de comics, ciencia ficción y cosas más convencionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here